Los avances en la tecnología sirven para mejorar la vida de todos, adelantos en materia de salud, economía o medioambiente. La revista ‘Scientific American’ junto al Foro Económico Mundial han elaborado una lista de las más significativas que estarán en nuestras vidas en apenas cinco años: desde biopsias líquidas, el diseño sostenible de ciudades hasta el reconocimiento facial por ordenador.


Biopsias líquidas

Son un gran avance en el tratamiento del cáncer. Dan más información que las biopsias actuales y permiten el análisis de tejidos hasta ahora inaccesibles. Cuando estas biopsias analizan el material genético que va desde las células cancerosas al torrente sanguíneo se puede detectar con más precisión y más rápidamente la progresión de la enfermedad o la resistencia al tratamiento que con las técnicas actuales.

Recogida del agua limpia del aire

Un equipo del MIT ha logrado recoger agua atmosférica sin necesidad de gastar energía, mediante cristales porosos. También la start-up Zero Mass Water, de Arizona, ha conseguido producir de 2 a 5 litros de agua al día mediante energía solar. Estos avances permiten obtener agua del aire sin necesitar altos niveles de humedad y sin gastar mucha electricidad.

Reconocimiento de imágenes por ordenador

Los ordenadores cada vez reconocen imágenes con más precisión. En la actualidad se utilizan para fines tan distintos como la conducción de vehículos autónomos o los diagnósticos médicos y en un futuro inmediato tendrá aún más posibilidades de aplicación.

Conseguir la fotosíntesis artificial

Parece próxima la posibilidad de que catalizadores activados por la luz solar rompan las moléculas de agua y usen su hidrógeno para convertir el CO2 en hidrocarburos. Esto implicaría poder utilizar el CO2 residual de las combustiones para producir materiales útiles.

Descifrar el cuerpo humano

Un proyecto denominado ‘Human Cell Atlas’ tiene como objetivo identificar los tipos de células de cada tejido; saber qué proteínas, genes y moléculas están activos en cada uno de ellos y cómo las células interactúan entre sí en un estado saludable y cómo cambia esta interacción en un estado patológico. Si concluye con éxito, esta investigación será imprescindible para el cuidado personalizado de la salud.

Agricultura de precisión

Las tecnologías de sensores, robots, GPS, herramientas de mapeo, software de análisis de datos y aviones no tripulados se están utilizando para aumentar el rendimiento y la calidad de los cultivos, para reducir el uso de agua y de productos químicos y para seguir el estado de los cultivos en tiempo real. La Universidad de Sídney ha presentado un sistema de monitoreo aerodinámico de bajo coste basado en energía solar y móviles que ya se utiliza con éxito en Indonesia.

Diseño sostenible de las ciudades

La Universidad de Berkeley (California) ha proyectado edificios con energía solar que dotarían de energía a muchos otros edificios reduciendo el consumo de electricidad a la mitad y las emisiones de carbono a cero. El mismo proyecto rediseña los sistemas de agua de los inodoros y desagües de lavadoras para reutilizar el agua ‘in situ’ de modo que se reduciría la demanda de agua potable en un 70%.

Computación cuántica

IBM proporcionó el año pasado el acceso público a la primera computadora cuántica en la nube. Este avance ha permitido la publicación de más de 20 investigaciones científicas utilizando esta tecnología y hoy más de 50 ‘start-ups’ y grandes corporaciones en todo el mundo trabajan para hacer de la computación cuántica una realidad.

Catalizadores asequibles para vehículos ecológicos

Se está avanzando en una prometedora tecnología de emisiones cero, con hidrógeno como combustible. El progreso de esta tecnología se ha frenado por el alto precio de los catalizadores que se utilizan y que contienen platino. Sin embargo, se ha avanzado mucho en la reducción de la dependencia de este metal, y los últimos desarrollos incluyen catalizadores que no incluyen platino, o en algunos casos ningún metal.

Vacunas génicas

Las vacunas basadas en genes son superiores a las convencionales. Por un lado, son más rápidas para su fabricación, algo crucial en momentos de un brote violento. En comparación con la fabricación de proteínas en cultivos celulares, la producción de material genético también es más simple y menos costosa. Un enfoque genético en las vacunas también permite una adaptación más rápida en caso de una mutación de un patógeno.

Finalmente, permite a los científicos identificar a las personas que son resistentes a un patógeno, aislar los anticuerpos que proporcionan esa protección y diseñar una secuencia de genes para inducir a las células de una persona a producir esos anticuerpos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *