Salir de casa sin el teléfono móvil es causa de estrés para muchos usuarios, como también puede serlo tener una mala conexión a Internet o no poder acceder a WhatsApp.


La gente me dice que uso demasiado el móvil. Me pongo nervioso si no recibo un mensaje o una llamada cuando los espero. Emocionalmente, me sería muy difícil renunciar a mi móvil. Éstas son tres de las 20 afirmaciones que forman parte del test ‘¿Eres adicto al móvil?’ que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ofrece en su página web para que cualquier internauta pueda medir el grado de apego que tiene hacia su dispositivo.

Que el teléfono sea un elemento indispensable en la vida de muchos usuarios se ha convertido en una preocupación social y cada vez hay más estudios que intentan demostrar que existe un problema relacionado con las pantallas y a la tecnología. Según los resultados del informe PISA 2015 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el 69% de los alumnos españoles de 15 años asegura que se siente realmente mal si no se conecta a Internet. Este mismo informe destaca que en España existe un 22% de los llamados usuarios extremos, es decir, que se conectar seis horas al día a la Red.

Cada vez hay más estudios que apuntan a posibles problemas de dependencia de la tecnología

El consumo medio entre semana de los alumnos españoles de 15 años ha crecido considerablemente en los últimos tres años, con una media de 167 minutos al día y 215 los fines de semana. Además, sorprende saber que, según el informe PISA, el 17% de los jóvenes españoles afirma que comenzaron a utilizar Internet con seis años.

Con más edad, el problema disminuye. “A pesar de que los españoles usan más el móvil que belgas, italianos o portugueses, el índice de uso problemático está entre los más bajos. OCU ha medido el índice de adicción al móvil de los españoles y el resultado es de 31,4 puntos en una escala de entre 20 y 100, lo que implica un nivel de adicción al smartphone bastante bajo. El problema está en los más jóvenes, pues de 18 a 24 años son quienes tienen un índice más alto (41 puntos sobre 100), lo que podría ocasionarles un problema de adicción en unos años”, explica Ileana Izverniceanu de la Iglesia, directora de Comunicación de OCU.

¿ADICCIÓN?

“Es importante dejar claro que no existe la adicción al teléfono móvil, ni a Internet ni a los videojuegos”, explica el profesor Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría.

La Organización Mundial de la Salud se encarga de establecer cada 10 o 15 años una clasificación de las enfermedades. “No hay ninguna adicción de este tipo, sólo se reconoce la adicción al juego y a sustancias. En otoño de este año, en Nueva York, la ONU aprobará la nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE), que entrará en vigor en 2018, y ya se sabe que no se alberga ninguna adicción al móvil. Por este motivo no se puede hablar de que seamos adictos a Internet o al teléfono, simplemente lo podemos usar más o menos, pero no es una enfermedad reconocida”, remarca Bobes.

“A pesar de que los españoles usan más el móvil que otros europeos, el nivel de adicción es bajo”

Desde el gabinete de atención psicológica AIS (Atención e Investigación de Socioadicciones), su directora, Vega González comparte la idea . “Sería más adecuado hablar de abuso y de dependencia. ya que en la actualidad no existen estudios suficientes que permitan afirmar la existencia de la adicción al móvil como una nueva entidad diagnóstica.

Para saber si existe una dependencia del teléfono, los expertos aconsejan fijarse en los cambios de actitud.

“Tratamos el uso abusivo del móvil con casos desde 2003 en nuestro centro y sabemos que hay indicadores claros, como estar continuamente consultándolo, necesitar tener el móvil encendido incluso por la noche, estar irritado si no se puede usar, mostrar ansiedad si se olvida en casa o no poder controlar la conducta problemática”, explica Vega González.

Fuente: expansion.com