ntes de la llegada de Internet, la comunicación con familiares en otros lugares del mundo se tornaba complicada. Ahora, las plataformas digitales funcionan como un medio que une a las familias de manera inmediata sin importar el lugar en el que se encuentren.


Desde la aparición de la imprenta y durante muchos siglos la comunicación entre las personas se dio principalmente por medio del envío de cartas. Sin embargo, con la llegada del Internet dicha comunicación migró a las plataformas digitales, lo que permitió dar paso a la inmediatez de la información.

De esta manera, las personas cuyos familiares se encuentran en diferentes lugares del mundo pueden mantener un contacto más fluido, constante y en tiempo real.

Lo anterior, gracias no solo a la gran cantidad de redes sociales que existen sino a la portabilidad de las mismas en equipos electrónicos como los celulares.

Una historia de unión familiar

Fernando Sánchez* vive en Bucaramanga y desde hace nueve años una de sus hermanas decidió mudarse fuera del país. Aunque para la época no existían tantos medios ni aplicaciones como las de ahora, el contacto entre la familia fue posible por medio de correos electrónicos y Skype, una aplicación de mensajes y videollamadas.

Cinco años después, cuando su segunda hermana también salió de Colombia, los medios digitales ya tenían una oferta más amplia en redes para la comunicación a larga distancia.

“Tengo dos hermanas que viven en diferentes países; una en Suiza y la otra en Australia. Siempre fueron muy cercanas a mí y mantengo contacto con ellas a través de las redes sociales. Recuerdo que en esa época uno podía comunicarse por algunos medios, pero todos eran por a través del computador porque no existían celulares con aplicaciones. Las llamadas telefónicas eran otra opción, pero muy costosa”, comentó el hombre.

Pese a la gran oferta de aplicaciones que ofrece Internet, no todas las personas se adaptan tan fácilmente a este tipo de cambios en la comunicación. “Para mis papás fue un poco más difícil dar el salto al uso de las tecnologías, los celulares y las redes sociales. Pero con los años han comprendido que Internet es el nuevo canal de comunicación”, aseguró Fernando.

Los ‘peros’ del nuevo modelo de comunicación

Para Julio César Acelas Arias, historiador santandereano, en los últimos años las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) restablecieron el contacto entre las personas pero generaron una pérdida emocional en el acto comunicativo.

“Antes, cuando no había celular, ni correo, ni redes sociales, se le escribían cartas a la familia, a nuestros seres queridos. Esa actividad implicaba todo un acto emocional. Hoy en día no se escriben por efectos de las TIC. Al contrario, cada vez perdemos más la cultura de escribir cartas”, dijo.

Además, según Acelas Arias, los avances tecnológicos y el ‘boom’ de las redes crearon una brecha digital entre la población que tiene acceso a ellas y la que no.

“Los campesinos y en general todos los pobladores de las zonas urbanas son analfabetas informáticos porque no tienen acceso a Internet. Esa masificación de los teléfonos celulares y las TIC creó una brecha entre ellos y la población de las grandes ciudades”, puntualizó.

*Nombre modificado.

Evolución de las redes sociales

2001: Correo electrónico

2002: Friendster

2003: MySpace

2004: Flickr

2006: Facebook

2006: Twitter

2007: Tumblr

2009: WhatsApp

2010: Instagram

2012: Snapchat

2012: Tinder

2013: Hangouts

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Cristian Eduardo Beltrán es oriundo de la vereda El Carmen en Curití, Santander. Desde hace dos años se mudó a Bucaramanga y pese a que en su municipio no es común que los adultos usen redes sociales, le narró a Vanguardia Liberal cómo sigue en contacto con su familia.

¿Cómo mantiene la comunicación con su familia?

“Yo hablo con mis padres una o dos veces a la semana pero vía telefónica. No tenemos mucho contacto con las redes sociales”.

¿Por qué no manejan las redes sociales?

“Los jóvenes del sector rural tienen sus redes sociales, pero las personas de 35 años en adelante no han avanzado de los teléfonos convencionales. Por ejemplo, mi papá hasta ahora tiene un celular inteligente, es muy escaso que eso se vea en las veredas”.

¿Considera que la tecnología ayuda a la unión familiar?

“La tecnología ha facilitado la comunicación entre las familias. Aunque se ha dejado la tradición de escribir cartas, ahora es solo cuestión de hacer una llamada o enviar un mensaje a través del celular”.

Julio César Acelas Arias

Historiador santandereano

Este nuevo modelo de comunicación que ofrecen las redes sociales también generó un cambio en el lenguaje. El historiador Julio César Acelas Arias, le explicó a Vanguardia Liberal este fenómeno.

“El lenguaje tiene la función de crear una realidad social y con la llegada de las TIC este dejó de ser influyente y afectivo entre las familias. Ahora tenemos ‘monolenguajes’, una serie de abreviaciones y nuevas palabras que no significan lo mismo. Internet generó una infinidad de signos que hicieron que el lenguaje se modificara de manera drástica”, explicó.

Según el historiador, el surgimiento del ‘monolenguaje’ se dio en el año 2000 y es propio de las tribus urbanas. Con el tiempo fue acogido en las redes sociales, consolidando una nueva jerga.

“Hoy en día las personas en las redes no establecen diálogos completos. Se comunican por signos que reemplazan las palabras”, destacó.

Pese a este cambio, Acelas Arias reconoció la importancia de las redes sociales como un medio para obtener información de cualquier lugar del mundo de manera inmediata. Sin embargo, hizo énfasis en la necesidad de manejarlas con moderación pues “las redes son perversas si no se controlan”.

Fuente: vanguardia.com