Se espera que el sector tecnológico demande alrededor de 450.000 profesionales para el 2019 en Latinoamérica. ¿Qué porcentaje ocuparán el género femenino?


Tener un puesto importante en la industria de la tecnología no es fácil. Y lamentablemente, puede llegar a ser aún más difícil según el género de quien postula. Por suerte, esta realidad está quedando poco a poco en el pasado, y esta área se ha convertido en un terreno más fértil para el desarrollo profesional, específicamente, de las mujeres.

Por lo menos así lo asegura el informe de desarrollo mundial 2016 sobre “Dividendos Digitales”, donde relatan que “las tecnologías digitales han ampliado e influido en la manera en que las empresas operan, las personas buscan oportunidades y los ciudadanos interactúan con sus Gobiernos y este desarrollo también influye en la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo, mediante un desarrollo más inclusivo, eficiente e innovador”.

Pero, ¿qué pasa en nuestra región? Hoy en día – sí, incluso en 2017- las mujeres mantienen una menor participación laboral que los hombres. Así, mientras el 75% de las personas de género masculino en edad laboral trabaja, en el caso del sexo femenino esta cifra solamente llega al 54%. A eso se suma, además, que en la región 20 millones de jóvenes no estudian ni trabajan, 70% de los cuales son mujeres.

Si llevamos estas cifras a la industria de la tecnología, y de acuerdo a datos de Women Mercer, en Latinoamérica sólo el 34% de la dotación de trabajadores especializados en el área son mujeres. Incluso, algunos sondeos señalan que las mujeres ocupan solamente entre el 10% y el 20% de los empleados y estudiantes de empresas y carreras informáticas.

No todo está perdido

A pesar de que estas cifras no son muy alentadoras, poco a poco se ha comenzado a gestar un fenómeno a nivel internacional, que ha permitido el aumento de mujeres en la industria de la tecnología.

De acuerdo a Macarena Gonzalez Guza, a/c Gestión de Proyectos IAPI en Easy Taxi y una de las pocas jóvenes latinoamericanas en esta industria, esto se debe a que “hay una corriente fuerte de empoderamiento de la mujer. El concepto es que ya no hay áreas que estén ‘vetadas’ para las mujeres. Hoy vemos a grandes mujeres que toman roles de liderazgo en todos los ámbitos”.

No obstante, hasta el día de hoy ver mujeres en la industria no deja de provocar extrañeza para muchas personas. Algo que confirma Marisol de la Vega, UX Designer en Tienda Nube. “Cuando digo que estudié ingeniería informática la gente todavía se sorprende y muchos me dicen ‘¡No te veía en eso!’. Por eso me gusta mucho seguir a mujeres que están en tecnología, porque de a poco va dejando de ser raro y estereotipado”, asegura.

¿Cómo cambiar este paradigma?

De acuerdo al informe de desarrollo mundial 2016, la base para dismimuir la brecha de género está en alentar “a las niñas a ingresar en esas profesiones y en empresas de esas áreas a fin de generar entornos cordiales para las mujeres, se incrementará la fuerza de trabajo disponible en ámbitos en los que la demanda de mano de obra es creciente”.

En tanto, Fiorella Di Fiore, Directora Creativa en EasyTaxi, también recalca que “a veces la mujer se discrimina a sí misma y cree que no es capaz de dedicarse a tareas que tengan relación directa con la programación, tecnología o rubros que no suenan femeninos; como el área de transporte, pero, realmente les recomiendo que apuesten y no se limiten a formar parte del mundo IT es mucho más interesante de lo que se puedan imaginar. A los hombres les recomiendo que se incentiven a expandir el pensamiento de que trabajar en tecnología es estar aislado, al contrario es un mundo donde interactúas con diversas personas que están buscando mejorar la calidad de vida junto al desarrollo de tecnología”.

Un emprendimiento que quiere terminar precisamente con este problema es Laboratoria, una iniciativa que ya ha graduado como “coders” a más de 400 mujeres en cuatro ciudades de Latinoamérica.

Este programa está especializado para convertir a jóvenes que no han tenido oportunidades educativas ni laborales, en desarrolladoras web front-end, aprendiendo herramientas como HTML5, CSS3, y JavaScript.

“Creemos que la tecnología es un medio de superación para cientos de mujeres que se han visto privadas de oportunidades en su vida. Esta nueva convocatoria apunta a proporcionar el espacio para que surja el potencial y talento que muchas jóvenes desconocen que tienen, y así puedan mejorar su calidad de vida”, señala Marisol Alarcón, cofundadora de Laboratoria.

Otra iniciativa en la misma área es EllasTrabajan!, que junto a la empresa Cisco, buscan entregar educación gratuita a mujeres profesionales, para ayudarles a solventar la brecha laboral e impulsar la economía digital

El programa, disponible por medio de Cisco Networking Academy, incluye una amplia gama de cursos de TIC y planes de estudios que combinan el desarrollo de habilidades técnicas para preparar a los profesionales para obtener empleo en la nueva economía de la cuarta revolución industrial.

Camino a la solución

“Millones de mujeres calificadas abandonan sus trabajos porque no pueden encontrar la flexibilidad que necesitan para combinar su vida personal y profesional. En EllasTrabajan! queremos reducir dramáticamente el desempleo de las mujeres al conectarlas con oportunidades de educación y trabajo a distancia como lo requiere la economía digital”, comenta Silvina Moschini, CEO y fundadora de esta iniciativa, que conecta a mujeres profesionales con oportunidades laborales a través de la nube.

De esta manera, gracias a estos programas, las mujeres alcanzan nuevos niveles de empleabilidad, sobre el 80% como es el caso de las participantes de Laboratoria, como también nuevas rentas por sobre los US$1.000, con posibilidad de aumento en 6 meses.

Todo esto, en un escenario donde se espera una demanda de alrededor de 450.000 profesionales tecnológicos sólo para el 2019 en Latinoamérica.

Hoy en día sólo el 10% son mujeres. ¿Será posible que esta cifra aumente en sólo dos años? 

Fuente: aetecno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *