A veces no puedes evitar que te roben el teléfono móvil. Pero sí puedes bloquear tu información y activar un seguimiento para localizar tu dispositivo.


Los ‘smartphone’ o teléfonos inteligentes son agendas, listas de contactos, fuentes de información, herramientas de trabajo, gestores de cuentas, administradores de tiempo libre, recetarios, diccionarios, cámaras de fotos… Y un larguísimo etcétera.

No solo son dispositivos en los que se invierte una gran cantidad de dinero, sino que también son un almacén de información personal que nadie querría que quedase expuesto a cualquiera. Sin embargo es raro conocer a alguien a quien nunca le hayan robado o que haya perdido su teléfono móvil. ¿Qué se puede hacer en esos casos?

Instalar una app de rescate

En este caso, es algo que debes hacer previamente a la pérdida. Así que es bastante recomendable que lo hagas ya con tu dispositivo. Las aplicaciones de rescate permiten borrar datos, resetear el teléfono, localizar su ubicación, desbloquearlo a distancia e, incluso, fotografiar al ladrón con la cámara frontal. ​​​​​​Echa un vistazo a la tienda de aplicaciones disponibles para tu smartphone y descubrirás una variada oferta de ‘apps’.

Bloqueo de la tarjeta SIM

Si no tienes instalada ninguna aplicación de rescate, lo más recomendable es despedirse definitivamente de tu dispositivo y contactar con la empresa con la que tengas el servicio telefónico contratado para bloquear tu tarjeta SIM y con ella, la línea. De esta forma, aunque tus fotos y demás documentos sigan en el dispositivo, nadie podrá utilizar tu teléfono con tu cuenta: tu número y tu dinero estarán a salvo.

Bloquear mediante IMEI

Todos los números de teléfono disponen de un código de 15 dígitos que puedes encontrar tanto en la caja del producto como marcando en el teléfono *#06#. Es recomendable que guardes ese código en un lugar seguro y accesible para que, si te roban el móvil, puedas presentarlo en la policía junto a la denuncia. Después, con una copia de la denuncia y del IMEI podrás contactar con tu operador y bloquear tu teléfono de tal forma que no pueda utilizarse ni siquiera con otra tarjeta SIM en el territorio nacional. Así, si tú no puedes disfrutar de tu móvil, que tampoco lo disfuten otros, ni accedan a tus documentos, ni puedan revenderlo.

Fuente: geraldo.es