La automatización de viviendas  y la integración de las tecnologías “inteligentes” ha surgido en las últimas décadas, definida con un crecimiento del 57% en el último año. Aunque sólo alrededor de una décima parte de estadounidenses, británicos y australianos  tienen casas conectadas, este número se espera que aumente a 90 millones este año debido a la mayor asequibilidad y usabilidad.

Además, el 81% de los que actualmente utilizan dispositivos demóticos expresaron su disposición a trasladarse a una casa ya instalada con tecnología inteligente.

Los hogares inteligentes vienen con una serie de beneficios para el consumidor. Las características que ofrecen medidas de seguridad mejoradas, permitiendo a los usuarios controlar sus aparatos por medios de aplicaciones. Los dueños de una casa inteligente pueden monitorear fácilmente a sus mascotas y hacer un seguimiento de todo lo que sucede en la misma. La tecnología inteligente también conserva tiempo y dinero al optimizar la casa de acuerdo con las preferencias personales.

También monitorea las actividades diarias de los miembros del hogar e incluso puede dar saludos personalizados para cada miembro de la familia. El Robot Hub permite a los usuarios disfrutar de la última experiencia de casa inteligente, empezando el camino para el futuro de las casas inteligentes y los aparatos de IoT.

En un futuro se espera que en Guatemala aumenten las viviendas inteligentes.

Fuente. Periódico Digital Centroamericano y del Caribe